EL PACIENTE COFÓTICO


La sordera es una de las discapacidades más mutilantes para el
ser humano, motivo por el que en los últimos años se trabaja
duro para paliar esta deficiencia. Debemos diferencias entre la
sordera infantil y la del adulto,ya que la estrategia terapéutica
difiere diametralmente.
No es objetivo de este capítulo establecer las causas, la clasificación
ni el diagnóstico de la hipoacusia, pero efectuaremos algunas
reseñas sobre estos temas. El 80% de las sorderas infantiles
permanentes están presentes en el momento del nacimiento. La
sordera infantil profunda en España corresponde a 1 por 1.000
recién nacidos. El 50% de los recién nacidos con sordera no tiene
factores de riesgo al nacer. Según el grado, las hipoacusia pueden
diferenciarse en leves (20-40 dB), medias (41-79 dB), graves
(71-90 dB) y profundas (>91 dB), y puede establecerse el término
de cófosis para hipoacusias de más de 80 dB.
En España existen alrededor de un millón de personas afectas
de una discapacidad auditiva, unas 100.000 de ellas con sordera
profunda.
La actuación terapéutica dependerá, obviamente, de si se trata
de un recién nacido, un niño o un adulto. Otro aspecto importante
es la evaluación auditiva de ambos oídos, es decir, la presencia
de cófosis en uno o ambos oídos, ya que también diferirá
el tratamiento.
Ante un recién nacido que presenta cófosis, la hipoacusia profunda
suele ser bilateral. El siguiente plan de actuación es válido
también para sorderas diagnosticadas en la edad infantil y
la adolescencia.
1. En el caso de afectación unilateral, es necesario ajustar una
prótesis auditiva en el oído afecto e iniciar de forma temprana
el trabajo logopédico de rehabilitación para conseguir un buen
desarrollo del lenguaje. En éste, como en todos los casos, el
estrecho seguimiento por parte del especialista en ORL y el
profesional rehabilitador es fundamental y obligatorio, ya que
suele tratarse de hipoacusias progresivas.
2. En la cófosis bilateral, el tratamiento es, actualmente, indiscutible:
el implante coclear.
3. En el caso de los adultos, existe un factor determinante
para el tratamiento de la cófosis: el momento de aparición,
ya que diferirá si la persona presentó un desarrollo del lenguaje
aceptable, o por el contrario la cófosis apareció antes
de la adquisición de éste. En la cófosis unilateral de aparición
tardía, con un lenguaje correcto, el primer paso consiste
en procurar la adaptación protésica y valorar su rendimiento.
Si éste es malo o nulo, está indicada la implantación
coclear.
4. Si la cófosis es bilateral, se procede al implante coclear. Hoy
día se dispone también de otro dispositivo implantable para
casos seleccionados de cófosis bilateral: el implante de tronco
cerebral. Está aceptado para casos de neurofibromatosis 2,
aunque es un tema en constante revisión y se están ampliando
sus indicaciones.
En resumen, el tratamiento para la cófosis unilateral
consiste en la adaptación protésica y la valoración de su
rendimiento, para más adelante evaluar la indicación del
implante coclear. En el caso de la cófosis bilateral, se opta
por el implante coclear o, en casos seleccionados, el de tronco
cerebral.
Bibliografía
DE SEBASTIÁN G. Audiología práctica, 5.a ed. Madrid: Médica Panamericana,
1999.
MANRIQUE M, HUARTE A, Implantes cocleares. Barcelona: Masson, 2002.
MARCO J , MATÉU S. Libro flanco de la hipoacusia. Detección precoz de la
hipoacusia en recién nacidos. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo,
Secretaría General Técnica, CODEPEH, 2003.
La sordera es una de las discapacidades más mutilantes para el
ser humano, motivo por el que en los últimos años se trabaja
duro para paliar esta deficiencia. Debemos diferencias entre la
sordera infantil y la del adulto,ya que la estrategia terapéutica
difiere diametralmente.
No es objetivo de este capítulo establecer las causas, la clasificación
ni el diagnóstico de la hipoacusia, pero efectuaremos algunas
reseñas sobre estos temas. El 80% de las sorderas infantiles
permanentes están presentes en el momento del nacimiento. La
sordera infantil profunda en España corresponde a 1 por 1.000
recién nacidos. El 50% de los recién nacidos con sordera no tiene
factores de riesgo al nacer. Según el grado, las hipoacusia pueden
diferenciarse en leves (20-40 dB), medias (41-79 dB), graves
(71-90 dB) y profundas (>91 dB), y puede establecerse el término
de cófosis para hipoacusias de más de 80 dB.
En España existen alrededor de un millón de personas afectas
de una discapacidad auditiva, unas 100.000 de ellas con sordera
profunda.
La actuación terapéutica dependerá, obviamente, de si se trata
de un recién nacido, un niño o un adulto. Otro aspecto importante
es la evaluación auditiva de ambos oídos, es decir, la presencia
de cófosis en uno o ambos oídos, ya que también diferirá
el tratamiento.
Ante un recién nacido que presenta cófosis, la hipoacusia profunda
suele ser bilateral. El siguiente plan de actuación es válido
también para sorderas diagnosticadas en la edad infantil y
la adolescencia.
1. En el caso de afectación unilateral, es necesario ajustar una
prótesis auditiva en el oído afecto e iniciar de forma temprana
el trabajo logopédico de rehabilitación para conseguir un buen
desarrollo del lenguaje. En éste, como en todos los casos, el
estrecho seguimiento por parte del especialista en ORL y el
profesional rehabilitador es fundamental y obligatorio, ya que
suele tratarse de hipoacusias progresivas.
2. En la cófosis bilateral, el tratamiento es, actualmente, indiscutible:
el implante coclear.
3. En el caso de los adultos, existe un factor determinante
para el tratamiento de la cófosis: el momento de aparición,
ya que diferirá si la persona presentó un desarrollo del lenguaje
aceptable, o por el contrario la cófosis apareció antes
de la adquisición de éste. En la cófosis unilateral de aparición
tardía, con un lenguaje correcto, el primer paso consiste
en procurar la adaptación protésica y valorar su rendimiento.
Si éste es malo o nulo, está indicada la implantación
coclear.
4. Si la cófosis es bilateral, se procede al implante coclear. Hoy
día se dispone también de otro dispositivo implantable para
casos seleccionados de cófosis bilateral: el implante de tronco
cerebral. Está aceptado para casos de neurofibromatosis 2,
aunque es un tema en constante revisión y se están ampliando
sus indicaciones.
En resumen, el tratamiento para la cófosis unilateral
consiste en la adaptación protésica y la valoración de su
rendimiento, para más adelante evaluar la indicación del
implante coclear. En el caso de la cófosis bilateral, se opta
por el implante coclear o, en casos seleccionados, el de tronco
cerebral.
Bibliografía
DE SEBASTIÁN G. Audiología práctica, 5.a ed. Madrid: Médica Panamericana,
1999.
MANRIQUE M, HUARTE A, Implantes cocleares. Barcelona: Masson, 2002.
MARCO J , MATÉU S. Libro flanco de la hipoacusia. Detección precoz de la
hipoacusia en recién nacidos. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo,
Secretaría General Técnica, CODEPEH, 2003.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s