PRESBIACUSIA


La hipoacusia es una enfermedad importante que altera la
calidad de vida del paciente anciano, produciendo un aislamiento
social por la incapacidad de comunicarse con las personas.
Actualmente los pacientes están siendo subdiagnosticados
y tratados, por lo que debemos preocuparnos por difundir
la importancia de esta enfermedad y de su tratamiento.
1. Por lo general, son pacientes de unos 60 años de edad que
presentan un cuadro de hipoacusia bilateral lentamente progresiva,
con dificultad para comprender el lenguaje en
ambientes ruidosos (regresión fonémica), sin antecedentes
otológicos de interés. En relación con la hipoacusia es necesario
preguntar por el tipo de inicio (agudo o progresivo),
tiempo de evolución, simetría y síntomas asociados. Entre los
antecedentes mórbidos son importantes la exposición a ruidos
(automóviles, caza, puesto de trabajo), traumatismos craneoencefálicos,
uso de sustancias ototóxicas, enfermedades
concomitantes (hipotensión arterial, diabetes, enfermedades
autoinmunes, infecciones), tabaquismo e hipoacusias familiares.
2. En la exploración clínica deben descartarse alteraciones
otológicas (otitis crónica, otitis serosa, colesteatomas, osteomas,
tapones de cerumen, etc.). Si se sospecha alguna patología
asociada, deberá realizarse el estudio correspondiente.
3. El estudio fundamental en la presbiacusia es la audiometría
tonal, ya que permite confirmar el diagnóstico y establecer
el nivel de hipoacusia y el grado de discrimación, imprescindibles
para decidir las posibilidades de tratamiento. La
logoaudiometría es útil sobre todo en caso de adaptación
protésica.
4. Los exámenes complementarios no se efectúan rutinariamente
en la presbiacusia, pero se deben solicitar ante la sospecha
clínica de otro trastorno.
5. El hallazgo clásico de la audiometría es la hipoacusia neurosensorial
simétrica, y la presbiacusia puede clasificarse según
las características que presenta. Esta curva audiométrica
puede tener otras causas (traumatismo acústico, sustancias
ototóxicas, etc.), que deben ser estudiadas y descartadas si se
sospechan en la anamnesis o en el examen clínico.
6. La clasificación de Schuknecht de la hipoacusia neurosensorial
simétrica relaciona el tipo de curva audiométrica con la
ubicación de la lesión anatomopatológica en el oído interno,
pudiendo corresponder a lesiones en células ciliadas, ganglio
espiral, estría vascular y/o membrana basilar.
7. Hay que intentar corregir las enfermedades que causen
hipoacusia de conducción asociada (colesteatomas, fijación de
cadena, otosclerosis), ya que dificultan el manejo del paciente,
como puede ser la adaptación de dispositivos auditivos.
8. Hay que explicar al paciente de forma clara y comprensible
la naturaleza de su enfermedad, su evolución, factores de riesgo
y posibilidades de tratamiento, para que podamos, con él,
decidir el tratamiento más adecuado.
9. Como medidas generales hay que evitar los factores de
riesgo (ruidos, sustancias ototóxicas) y adoptar medidas complementarias
para facilitar la comunicación: hablar de frente,
gesticular, no gritar, emplear frases claras y cortas, etc.
10. Los audífonos son una ayuda fundamental para los
pacientes, aunque en ocasiones no se logra una buena
adaptación. Se recomienda establecer un período de adaptación.
11. Sistemas como alarmas vibrantes luminosas, detectores
de humo luminosos, teléfonos con luz y amplificadores de
sonidos (televisión, radio, teléfono) complementan el uso del
audífono en el tratamiento del paciente.
12. La educación en comunicación gestual y lectura labial se
recomienda para pacientes con grandes dificultades de adaptación
del audífono, principalmente en situaciones de exceso
de ruido ambiental.
13. Las prótesis e implantes se indican cuando los medios
convencionales no permiten al paciente una buena adaptabilidad
social.
Bibliografía
BOGARDUS ST JR, YUEH B, SHEKELLE PG. Screening and management of
adult hearing loss ¡n primary care: clinical applications. J A M A 2003;
289:1986-1990.
YUEH B,SAHPIRO N,MACLEAN C H , SHEKELLE PG. Screening and management
of adult hearing loss in primary care: scientific review. J A M A 2003; 289:
1976-1985.
La hipoacusia es una enfermedad importante que altera la
calidad de vida del paciente anciano, produciendo un aislamiento
social por la incapacidad de comunicarse con las personas.
Actualmente los pacientes están siendo subdiagnosticados
y tratados, por lo que debemos preocuparnos por difundir
la importancia de esta enfermedad y de su tratamiento.
1. Por lo general, son pacientes de unos 60 años de edad que
presentan un cuadro de hipoacusia bilateral lentamente progresiva,
con dificultad para comprender el lenguaje en
ambientes ruidosos (regresión fonémica), sin antecedentes
otológicos de interés. En relación con la hipoacusia es necesario
preguntar por el tipo de inicio (agudo o progresivo),
tiempo de evolución, simetría y síntomas asociados. Entre los
antecedentes mórbidos son importantes la exposición a ruidos
(automóviles, caza, puesto de trabajo), traumatismos craneoencefálicos,
uso de sustancias ototóxicas, enfermedades
concomitantes (hipotensión arterial, diabetes, enfermedades
autoinmunes, infecciones), tabaquismo e hipoacusias familiares.
2. En la exploración clínica deben descartarse alteraciones
otológicas (otitis crónica, otitis serosa, colesteatomas, osteomas,
tapones de cerumen, etc.). Si se sospecha alguna patología
asociada, deberá realizarse el estudio correspondiente.
3. El estudio fundamental en la presbiacusia es la audiometría
tonal, ya que permite confirmar el diagnóstico y establecer
el nivel de hipoacusia y el grado de discrimación, imprescindibles
para decidir las posibilidades de tratamiento. La
logoaudiometría es útil sobre todo en caso de adaptación
protésica.
4. Los exámenes complementarios no se efectúan rutinariamente
en la presbiacusia, pero se deben solicitar ante la sospecha
clínica de otro trastorno.
5. El hallazgo clásico de la audiometría es la hipoacusia neurosensorial
simétrica, y la presbiacusia puede clasificarse según
las características que presenta. Esta curva audiométrica
puede tener otras causas (traumatismo acústico, sustancias
ototóxicas, etc.), que deben ser estudiadas y descartadas si se
sospechan en la anamnesis o en el examen clínico.
6. La clasificación de Schuknecht de la hipoacusia neurosensorial
simétrica relaciona el tipo de curva audiométrica con la
ubicación de la lesión anatomopatológica en el oído interno,
pudiendo corresponder a lesiones en células ciliadas, ganglio
espiral, estría vascular y/o membrana basilar.
7. Hay que intentar corregir las enfermedades que causen
hipoacusia de conducción asociada (colesteatomas, fijación de
cadena, otosclerosis), ya que dificultan el manejo del paciente,
como puede ser la adaptación de dispositivos auditivos.
8. Hay que explicar al paciente de forma clara y comprensible
la naturaleza de su enfermedad, su evolución, factores de riesgo
y posibilidades de tratamiento, para que podamos, con él,
decidir el tratamiento más adecuado.
9. Como medidas generales hay que evitar los factores de
riesgo (ruidos, sustancias ototóxicas) y adoptar medidas complementarias
para facilitar la comunicación: hablar de frente,
gesticular, no gritar, emplear frases claras y cortas, etc.
10. Los audífonos son una ayuda fundamental para los
pacientes, aunque en ocasiones no se logra una buena
adaptación. Se recomienda establecer un período de adaptación.
11. Sistemas como alarmas vibrantes luminosas, detectores
de humo luminosos, teléfonos con luz y amplificadores de
sonidos (televisión, radio, teléfono) complementan el uso del
audífono en el tratamiento del paciente.
12. La educación en comunicación gestual y lectura labial se
recomienda para pacientes con grandes dificultades de adaptación
del audífono, principalmente en situaciones de exceso
de ruido ambiental.
13. Las prótesis e implantes se indican cuando los medios
convencionales no permiten al paciente una buena adaptabilidad
social.
Bibliografía
BOGARDUS ST JR, YUEH B, SHEKELLE PG. Screening and management of
adult hearing loss ¡n primary care: clinical applications. J A M A 2003;
289:1986-1990.
YUEH B,SAHPIRO N,MACLEAN C H , SHEKELLE PG. Screening and management
of adult hearing loss in primary care: scientific review. J A M A 2003; 289:
1976-1985.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s