ACÚFENOS


Ante un paciente que se presenta con ruidos en el oído lo primero
es reconocer su pulsatilidad o su sincronía con la respiración,
en cuyo caso se considerará un somatosonido;la ausencia
de estas características orientará hacia un acúfeno subjetivo. El
tratamiento de los somatosonidos es fundamentalmente etiológico.
En los acúfenos se utilizan tratamientos sintomáticos.
1. El síndrome de hipertensión intracraneal benigna (HIB) es un
cuadro multietiológico (obesidad, fármacos, cambios hormonales,
origen idiopático) que suele acompañarse de cefalea y
alteraciones visuales. La punción lumbar es diagnóstica y, a
menudo, terapéutica.
2. Cualquier situación que provoque un aumento del gasto
cardíaco (GC) puede generar un somatosonido pulsátil (anemia,
embarazo, hipertiroidismo, hipertensión arterial [HTA],
arritmias, etc.).
3. Aunque la angiorresonancia magnética (angio-RM) ha demostrado
una sensibilidad aceptable, la prueba principal para el
diagnóstico de malformaciones arteriovenosas y fístulas más
pequeñas sigue siendo la arteriografía. Dado el riesgo que conlleva,
sólo se realizará cuando tenga una intención terapéutica.
4. La historia clínica es el elemento que aporta mayor información
respecto a la posible etiología y grado de afectación que
provoca el acúfeno.
5. No todos los acúfenos tienen un origen otógeno; algunos
aparecen en caso de patología somatosensorial (síndrome del
latigazo, patología temporomandibular, extracción dentaria,
neuralgia trigeminal). Se ha descrito como mecanismo fisiopatológico
la presencia, en el sistema nervioso central, de nodos
de entrecruzamiento entre las vías somatosensoriales y auditiva.
El tratamiento debe dirigirse a erradicar la posible causa
(rehabilitación cervical, férulas de descarga), aunque no todos
los casos se beneficien de esta actuación.
6. Más del 85% de los pacientes con alteraciones otológicas
presentan acúfenos, por lo que deben realizarse pruebas audiológicas
siempre. El acúfeno puede ser el primer síntoma de una
hipoacusia progresiva, un traumatismo acústico crónico o una
ototoxicidad.
Se realiza una resonancia magnética (RM) de fosa posterior
en caso de acúfenos unilaterales graves,cuando exista una hipoacusia
asimétrica asociada a un acúfeno unilateral, o si el acúfeno
se asocia a vértigo u otros síntomas neurológicos. En los
demás casos es obligado realizar, como mínimo, una prueba de
potenciales evocados auditivos del tronco cerebral (PEATC).
7. Los cuestionarios de incapacidad, como el Tinnitus Handicap
Inventory (THI) o escalas analógicas visuales, son útiles para
evaluar el grado de afectación del paciente. La acufenometría
tiene escaso valor.
8. Cualquierítatamiento debe acompañarse dé consejo médico
sobre la benignidad del proceso, su alta tasa de habituación
y la mejoría progresiva en el grado de molestia. La utilización de
fármacos viene dada por la etiología (hydrops endolinfático,
sordera súbita, enfermedad autoinmune), la gravedad del acúfeno
o el componente psicoemocional (ansiedad y depresión),
pero los mayores resultados se obtienen con terapia de reentrenamiento
(TRT).
Ante un paciente que se presenta con ruidos en el oído lo primero
es reconocer su pulsatilidad o su sincronía con la respiración,
en cuyo caso se considerará un somatosonido;la ausencia
de estas características orientará hacia un acúfeno subjetivo. El
tratamiento de los somatosonidos es fundamentalmente etiológico.
En los acúfenos se utilizan tratamientos sintomáticos.
1. El síndrome de hipertensión intracraneal benigna (HIB) es un
cuadro multietiológico (obesidad, fármacos, cambios hormonales,
origen idiopático) que suele acompañarse de cefalea y
alteraciones visuales. La punción lumbar es diagnóstica y, a
menudo, terapéutica.
2. Cualquier situación que provoque un aumento del gasto
cardíaco (GC) puede generar un somatosonido pulsátil (anemia,
embarazo, hipertiroidismo, hipertensión arterial [HTA],
arritmias, etc.).
3. Aunque la angiorresonancia magnética (angio-RM) ha demostrado
una sensibilidad aceptable, la prueba principal para el
diagnóstico de malformaciones arteriovenosas y fístulas más
pequeñas sigue siendo la arteriografía. Dado el riesgo que conlleva,
sólo se realizará cuando tenga una intención terapéutica.
4. La historia clínica es el elemento que aporta mayor información
respecto a la posible etiología y grado de afectación que
provoca el acúfeno.
5. No todos los acúfenos tienen un origen otógeno; algunos
aparecen en caso de patología somatosensorial (síndrome del
latigazo, patología temporomandibular, extracción dentaria,
neuralgia trigeminal). Se ha descrito como mecanismo fisiopatológico
la presencia, en el sistema nervioso central, de nodos
de entrecruzamiento entre las vías somatosensoriales y auditiva.
El tratamiento debe dirigirse a erradicar la posible causa
(rehabilitación cervical, férulas de descarga), aunque no todos
los casos se beneficien de esta actuación.
6. Más del 85% de los pacientes con alteraciones otológicas
presentan acúfenos, por lo que deben realizarse pruebas audiológicas
siempre. El acúfeno puede ser el primer síntoma de una
hipoacusia progresiva, un traumatismo acústico crónico o una
ototoxicidad.
Se realiza una resonancia magnética (RM) de fosa posterior
en caso de acúfenos unilaterales graves,cuando exista una hipoacusia
asimétrica asociada a un acúfeno unilateral, o si el acúfeno
se asocia a vértigo u otros síntomas neurológicos. En los
demás casos es obligado realizar, como mínimo, una prueba de
potenciales evocados auditivos del tronco cerebral (PEATC).
7. Los cuestionarios de incapacidad, como el Tinnitus Handicap
Inventory (THI) o escalas analógicas visuales, son útiles para
evaluar el grado de afectación del paciente. La acufenometría
tiene escaso valor.
8. Cualquierítatamiento debe acompañarse dé consejo médico
sobre la benignidad del proceso, su alta tasa de habituación
y la mejoría progresiva en el grado de molestia. La utilización de
fármacos viene dada por la etiología (hydrops endolinfático,
sordera súbita, enfermedad autoinmune), la gravedad del acúfeno
o el componente psicoemocional (ansiedad y depresión),
pero los mayores resultados se obtienen con terapia de reentrenamiento
(TRT).
About these ads

3 Respuestas a “ACÚFENOS

  1. Foro Pseudotumor Cerebri/Hipertensión intracraneal benigna
    Ánimo a todo el que tenga Hipertensión intracraneal benigna/ Pseudotumor Cerebri que se una a un foro que he creado hace poco, donde poder hablar de nuestros casos, estar en contacto y poco a poco recopilar la mayor información posible:
    http://pseudotumorcerebri.foroactivo.com/
    iriptc@gmail.com

  2. Hola, soy de Valencia, tengo 43 años,estoy embarazada de mi cuarto hijo, y de repente poco antes de empezar el tercer trimestre, empeze a tener problemas en el oido, decir que hasta entonces mi oido era mas que excelente, nunca antes habia tenido nada malo.Al principio crei que tenia un tapon, y a los dos dias ruido molesto, como electricos, como una torre de alta tension en el oido izquierdo, poco a poco segun los dias pasaban al final eran mas fuertes acompañados a veces de pitos agudos duraban poco y otros ruidos plaf, plaf.. este ultimo me daba la impresion como si quisiera conectarse con algo, pero nada.
    Fui al medico, por supuesto no podian darme nada,me dijeron que aguantase hasta que diera a luz, entonces me harian una resonancia para ver. Si me hicieron una audiometria y parece que perdi audicion un 70% mas menos, a aparte de los ruidos .Que quiza debido al emparazo en ultimo trimestre se produce una subida hormonal, y a aveces ataca al oido, pero que puede ser que se vaya.Otros hablan de otoesclerosis.
    Mi preocupacion es que pienso que cuando quieran poner remedio sera tarde. Lo estoy pasando mas que mal, esto es para mi una tortura,mi vida es contar los dias que me quedan para tener el bebe y curarme, la ilusion por mi bebe la perdi,tengo ansiedad y llevo tomando diazepan 2 meses. Ya me quedan solo 15 dar para dar a luz, y espero de verdad esto tenga solucion y se vaya porque no es vida.Necesito curarme y doy las gracias a quien pueda ayudarme o darme informacion de mi problema.

    • Toda alteración auditiva esta sujeta a mejoría con un tratamiento adecuado y oportuno, una gran limitación y controversia surge cuando está asociado a un embarazo. Siempre debe evaluarse el riego-beneficio de una terapia inmediata luego delo nacimiento del niño, podría alterar el proceso natural de la lactancia. Le sugiero haga una evaluación preparatoria con un Otorrinolaringólogo para decidir las medidas terapéuticas post parto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s