INSUFICIENCIA RESPIRATORIA NASAL


1. La dificultad de ventilación de las fosas nasales puede deberse
a un problema mecánico o funcional y puede manifestarse
por una rinolalia cerrada.
El factor edad es determinante en la evolución de esta
patología, pues los lactantes no pueden tragar y respirar a un
tiempo.
El diagnóstico se realiza por la historia clínica, salvo excepciones
(imperforación de coanas en el recién nacido), con una
buena exploración ORL con soporte endoscópico.
La exploración endoscópica, si puede realizarse, será fundamental
para el diagnóstico de la patología causal, si bien en
algunos casos, como en el recién nacido con imperforación de
coanas bilateral, el diagnóstico lo realiza el anestesiólogo o el
pediatra, que deberá intubar al recién nacido.
2. Hay que realizar una rinomanometría en los casos en que se
requiera cuantificar el grado de obstrucción, sobre todo en
pacientes que deban ser intervenidos (dismorfia septopiramidal,
hipertrofia de cornetes). Desde el punto de vista topográfico,
la obstrucción es completa cuando afecta a las dos fosas y
parcial cuando afecta a una de ellas.
En pacientes con poliposis es imprescindible realizar una
tomografía computarizada (TC) para valorar la extensión, si
bien antes de iniciar el acto quirúrgico hay que instaurar tratamiento
farmacológico (v. cap. 114).
3. Las causas más frecuentes varían según la edad.
4. En lactantes, las principales causas son las siguientes:
Unilaterales:
• Malformaciones.
• Imperforación unilateral (puede pasar desapercibida).
Bilaterales:
• Imperforación de coanas (requiere tratamiento inmediato).
• Malformaciones: meningocele, encefalocele, etc.
• Hipertrofia adenoidea.
5. En niños, las principales causas son las siguientes:
Unilaterales:
• Es frecuente atender en la consulta a niños con rinorrea
generalmente unilateral, fétida y cuyo diagnóstico es inmediato:
cuerpo extraño en fosa nasal (v. cap. 108); en raras ocasiones
pueden ser bilaterales y sugieren procesos sinusales
crónicos, raros en niños.
• Imperforación de coanas unilateral.
• Pólipos (antrocoanal) o tumoraciones.
Bilaterales:
• Hipertrofia de adenoides.
• Rinitis.
• Poliposis, aunque no es frecuente en niños, salvo la que se asocia
a enfermedades generales (síndrome de Kartagener, fibrosis
quística).
• Luxaciones traumáticas del tabique.
• Hipertrofia de cornetes.
6. En adolescentes, las principales causas son las siguientes:
Unilaterales:
• Angiofibroma (si es de gran tamaño puede originar obstrucción
bilateral).
Bilaterales:
• Poliposis asociada a enfermedades generales.
• Malformaciones.
• Rinitis alérgica, que alcanza su máxima prevalence a esta
edad (v. cap. 105).
• Hipertrofia adenoidea y adenoamigdalina.
7. En adultos, las principales causas son las siguientes:
• Dismorfia septopiramidal.
• Poliposis nasosinusal (si es unilateral hay que sospechar un
papiloma invertido).
• Quistes y/o tumoraciones de fosa unilaterales o bilaterales.
• Sinequias.
• Rinitis alérgica.
• Rinitis de diversa etiología (síndrome de rinitis no alérgica
con eosinofilia [NARES], infecciosa, atrófica, medicamentosa,
etc.).
La obstrucción mecánica generalmente se resuelve con cirugía,
mientras que en la funcional lo más adecuado es tratar la
patología causal del proceso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s