Traumatismos: hueso temporal


Traumatismos: hueso temporal

Definición

Tanto los traumatismos contusos de hueso temporal como

los penetrantes pueden

dañar el oído interno o el complejo del VIII par craneal, lo que origina hipoacusia neurosensorial

y vértigo.

Incidencia y causa

En 75 % de los accidentes de vehículos de motor hay lesiones cefálicas, y alrededor

de 20% de quienes las sufren muestran síntomas relacionados con traumatismo de hueso

temporal. Los accidentes en vehículos de motor son la causa más común de traumatismo

contuso de hueso temporal (45%), y las caídas (20%), riñas (10%), y lesiones

deportivas (10%) representan la mayor parte de las lesiones restantes.

Los traumatismos penetrantes son la causa menos común de lesión del hueso

temporal, y los agentes causales de esta forma de lesión varían de proyectiles de arma

de fuego y cuchillos, a lápices y aplicadores con punta de algodón.

Histopatología

Las fracturas de hueso temporal producidas por traumatismos contusos por lo común

se han definido según la relación del eje de la línea de fractura con el eje largo o

longitudinal del hueso temporal. Las fracturas longitudinales transcurren a lo largo del

conducto auditivo externo, pasan por el techo del oído medio y luego en dirección

anterior hacia el laberinto, para terminar en alguno de los agujeros (rasgado anterior o

redondo menor).

Las fracturas transversales transcurren en sentido perpendicular al eje largo del

hueso temporal, y atraviesan el peñasco entre el agujero occipital y el agujero rasgado

posterior o el espinoso, y por lo común afectan el laberinto óseo o el conducto auditivo

interno. Datos más recientes indican que la mayor parte de las fracturas del hueso

temporal poseen características de fracturas longitudinales y transversales, y se clasifican

como mixtas u oblicuas.

Los proyectiles pueden afectar cualquiera de los componentes de hueso temporal,

o todos ellos, según su trayectoria. Los objetos penetrantes más benignos (p. ej., lápices,

aplicadores con punta de algodón) pueden producir síntomas neurovestibulares al alterar

la interfaz entre el estribo y el laberinto, y crear una fístula perilinfática (véase más

adelante).

Manifestaciones clínicas

La característica distintiva de la lesión laberíntica secundaria a traumatismos contusos

o penetrantes son el vértigo y la hipoacusia. En casos de lesión cefálica grave, en

que el paciente ha estado en coma por cierto tiempo, el síntoma de vértigo puede estar

suplantado por la molestia de desequilibrio. Las fracturas con un trayecto seudolongitudinal

no causan alteración directa del oído interno o del VIII par craneal. Los enfermos

pueden sufrir hipoacusia neurosensorial y vértigo, debido a lo que se ha descrito como

concusión laberíntica. En estas circunstancias por lo común el vértigo es agudo y de

resolución espontánea, y la hipoacusia es, al menos en parte, reversible. En contraste,

las fracturas que atraviesan la cápsula ótica o el conducto auditivo interno causan hipoacusia

profunda y vértigo. Los signos de la exploración física que indican traumatismo

del oído interno son pruebas con diapasones con lateralización al oído sano y nistagmo

espontáneo concordante con la lesión irritativa (hacia el oído afectado) o parésica (al

lado contrario del oído afectado).

Estudios

Las pruebas audiométricas y vestibulares confirman la presencia de enfermedad

interna y delinean el grado de daño. Está indicada CT de alta resolución de hueso temporal

para definir la naturaleza de la fractura de las estructuras involucradas.

Tratamiento

Aparte de las fístulas perilinfáticas (véase más adelante) no hay tratamiento específico

para los traumatismos contusos o penetrantes del oído interno. Pueden usarse

supresores vestibulares para controlar el vértigo agudo, si por lo demás no están contraindicados

debido al estado general de salud del enfermo. La amplificación con auxiliares

auditivos sería útil en pacientes con hipoacusia neurosensorial parcial y está indicado

tratamiento de rehabilitación vestibular en los pacientes con lenta recuperación de la

pérdida vestibular.

Pronóstico

La mayoría de los pacientes que sufren lesión de hueso temporal presentan poca

disfunción del oído interno o ninguna. Los que sufren pérdidas vestibulares descompensadas

en general reaccionan bien al tratamiento de rehabilitación vestibular. El

vértigo postural benigno (BPV) es una secuela común de lesión cefálica y se revisa en

otras partes de este texto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s