Sistema Vomeronasal Humano


Los sistemas sensoriales están a cargo de la transformación (“transducción”) de información del medio en señales neurales, y su conducción al sistema nervioso central, donde esa información sensorial es procesada. Ello provee al individuo de una representación del mundo exterior. Un ejemplo es la comunicación química. En los seres humanos, al igual que en otras especies de mamíferos terrestres, la transformación de señales químicas externas en un código bioeléctrico se lleva a cabo en dos sistemas sensoriales superpuestos pero anatómica y funcionalmente diferentes: el sistema olfatorio (SO) y el sistema vomeronasal (SVN):

1.- El SO humano posee un tremendo poder discriminador, que nos permite reconocer varios miles de olores. La percepción olfatoria es usualmente catalogada como un sentido estético, capaz de producir emociones y memorias, que a su vez producen diversos pensamientos y comportamientos.

2.- El sistema vomeronasal humano, en cambio, es el detector de  “vomeroferinas”. Estas son mensajeros químicos externos que actúan específicamente en el órgano vomeronasal (OVN). Las feromonas son un tipo de vomeroferinas. Su nombre fue acuñado en 1959 para designar sustancias que estimulan los quimiorreceptores de los insectos, y de esta manera promueven el comportamiento sexual en esta especie.

El nombre feromona se empleó luego indiscriminadamente para denominar extractos de secreciones de diversos órganos, que estimulan el apareamiento en otras especies.

Se prefiere el término “vomeroferina” para referirnos a aquellas sustancias que al actuar primariamente en receptores del órgano vomeronasal de los vertebrados terrestres, especialmente mamíferos, inducen cambios en la conducta social maternal y sexual.

El OVN mantiene conexiones con el hipotálamo y el sistema límbico, pero no se le conoce representación cortical. En la especie humana, la estimulación del OVN con vomeroferinas produce cambios conductuales, junto con  impresionantes cambios neuroendocrinos. Sin embargo, las personas relatan tener sensaciones conscientes, como es el caso durante la estimulación de otros sistemas sensoriales (audición, olfato, gusto, visión).

Dada la frecuencia con la que el otorrinolaringólogo y el cirujano plástico intervienen quirúrgicamente la nariz, se hace indispensable el conocimiento del SVN para evitar su lesión, y conocer los datos anatomofuncionales de su actividad, que confieren al sistema vomeronasal humano la característica de un sistema sensorial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s