Archivo de la categoría: Nose

Rinitis Ocupacional

Las enzimas biológicas son usadas extensivamente en detergentes industriales así como en la industria farmacéutica y de comidas. Un ejemplo de esto es el empleo de enzimas de Bacillus subtilis y Lactasa, ambos comúnmente implicados en la Rinitis ocupacional.

Personal que trabaja en laboratorios son los más afectados de rinitis ocupacional.

La alergia al látex es frecuente en trabajadores de salud, el látex se obtiene de un exudado del árbol Hevea brasiliensis, las partículas aerosolizadas del látex son transportadas por el polvo de maizena utilizado para los guantes, puede mantenerse en el aire por horas. El látex a sido identificado como causante de rinitis, asma y anafilaxia.

Estudios han revelado que la exposición aOxidos Nitrico, Ozono y partículas de Diésel producen la liberación de mediadores inflamatorios en la mucosa nasal.

El mejor método de tratamiento de la rinitis ocupacional es la Prevención.

 

Anuncios

Reflejo naso cardiovascular

http://ouo.io/2f87S

El reflejo naso cardiovascular  es secundario a la activación trigeminal en la nariz y es responsable de bradicardia  e hipotension, puede desencadenarse durante la cirugía nasal, es de importancia primaria para el anestesiologo.

Reflejo de los pies fríos

El reflejo de los pies fríos es secundario a la estimulación que se produce cuando se enfrían las extremidades inferiores induciendo a la nariz a reducir el flujo sanguíneo, ocasionando descongestión nasal.

Esto es muy similar a los reflejos observados en la nariz cuando el frío en la cara induce el mismo efecto.

El enfriamiento nasal  a través  de los receptores trigeminales incluso puede producir síntomas irritativos en vía aérea inferior.

Papiloma Invertido

índice

El Papiloma Invertido típicamente se presenta dentro de un pico etáreo entre  50 a 70 años, aunque ha  sido encontrado en niños de hasta 8 años de edad.
Tiene una preponderancia en varones, aproximadamente 83%.

El Papiloma Invertido es típicamente unilateral, puede ser bilateral en menos del 10% de los casos.

La etiología del papiloma invertido (PI) es desconocida; sin embargo, se ha encontrado el papilomavirus humano HPV (6,11,16,18) y el Virus Epstein Barr (EBV) en especímenes estudiados de PI.

Se ha encontrado asociación de carcinoma escamocelular en asociación con PI en menos de 2 a 56% de los casos, aunque ningún estudio fué hecho con más de 50 casos, tenían una incidencia de aproximada de 30% y la mayoría menos de 15%.

Estudios recientes hablan de 10% de transformación maligna, a menudo se asocia con un crecimiento agresivo.

El cornete menio y la pared medial del seno maxilar son los sitios de origen más comunes del PI.

Los síntomas de presentación más frecuentes  de PI son obstrucción nasal (64 a 78%), seguidos de cefalea, epistaxis, dolor facial, edema periorbitario, rinorrea purulenta, sinusitis crónica, alergia, hiposmia, cambios visuales y meningitis.
Algunos pacientes son incluso asintomáticos.

El apecto tipico del PI suele ser el de un “pólipo de aspecto cerebriforme”, friable y fácilmente sangrante.

Quiste nasolabial (quiste nasoalveolar)

Quiste nasolabial (quiste nasoalveolar).

Etiología: procede del epitelio atrapado en el surco nasomaxilar, entre los mamelones nasal externo y maxilar, o bien de restos del conducto nasolagrimal.

Características clínicas: es un quiste de los tejidos blandos, puede producir erosión del maxilar. Se localiza en la apófisis alveolar cercana a la base del ala de la nariz. Se presenta como tumefacción que eleva el ala nasal, indolora, desplazable y fluctuante. Para su diagnóstico es esencial la inyección de un líquido de contraste, ya que no se detecta con la radiografía convencional. No es muy frecuente.

Características histológicas: presenta epitelio columnar seudoestratificado, no ciliado, con abundantes células mucosas; puede haber igualmente áreas de epitelio escamoso o cuboide.
.

CONEXIONES DEL ÓRGANO VOMERONASAL

El órgano vomeronasal constituye la porción sensorial periférica del Sistema VomeroNasal (SVN). Fue descubierto por el anatomista holandés Ruysch en 1703, pero su primera descripción anatómica pertenece a Potiquet. Después, el OVN fue descrito en otros mamíferos terrestres. Contrariamente a lo que se promulgaba de manera errónea, este órgano está presente en todos los individuos de la especie humana. En estudios recientes en los que se realizó la inspección clínica de las fosas nasales en 1000 sujetos humanos adultos de ambos sexos, se confirmó la presencia del OVN en la totalidad de los casos.

Dada la presencia de este órgano, se proponen lineamientos quirúrgicos para su conservación durante la cirugía nasal. El OVN es un órgano bilateral con forma de saco cónico, que mide 7 mm (± 2) de largo, tiene un diámetro mayor de aproximadamente 4 mm. Se comunica con la cavidad nasal por un orificio de 1 mm (± 0.4) de diámetro, situado a nivel del borde anterior de hueso vómer. Se desarrolla en el sector medial de la plácoda olfatoria, y en el neonato alcanza el tamaño que tendrán en el sujeto adulto. Desde el primer trimestre de la vida intrauterina, se aprecia intensa migración de neuronas inmunorreactivas para la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH), desde el sector medial de la plácoda olfatoria (plácoda vomeronasal). La migración transcurre a lo largo del tabique nasal, en dirección al cerebro, y provee las conexiones nerviosas entre el OVN y el sistema nervioso central. Las células GnRH toman residencia en el hipotálamo anterior, y en el sujeto adulto constituyen el marcapaso que comanda la liberación de las gonadotropinas hipofisarias.

Un defecto del gen KAL del cromosoma X determina la interrupción de la migración neuronal desde el OVN al hipotálamo durante el desarrollo fetal. Este defecto genético es causal del síndrome de Kallmann, que se manifiesta en el adulto por hipogonadismo hipogonadotrópico y anosmia.

Al igual que en otros mamíferos terrestres, el OVN humano está interiormente cubierto por un tejido epitelial de tipo cilíndrico seudoestratificado, que posee células neuroepiteliales de aspecto bipolar (quimiorreceptores vomeronasales) intercaladas entre células sustentaculares. La porción dendrítica de dichas células bipolares es rica en microvellosidades que contactan directamente con la luz del OVN. Sus axones constituyen el nervio vomeronasal. En estrecho contacto con las células quimiorreceptoras del OVN se encuentran terminaciones axónicas del nervio terminal. Su desarrollo embrionario y sus conexiones centrales están estrechamente relacionadas con el desarrollo del OVN. Las ramas de los nervios vomeronasal y terminal constituyen un plexo que asciende en el tejido submucoso del tabique nasal en su trayecto hacia el hipotálamo.

Debido a que el plexo nervioso vomeronasal-terminal está ubicado rostralmente respecto al nervio olfatorio (Iº par craneal), algunos anatomistas antiguos decidieron denominarlo muy elocuentemente, “par craneal número cero”. Las fibras aferentes del plexo nervioso vomeronasal-terminal mantienen conexiones con neuronas de los núcleos del hipotálamo anterior, y también con los núcleos periféricos de la amígdala límbica. Las neuronas lím bicas a su vez conectan con el hipotálamo anterior a través de la estría terminal.

Sistema Vomeronasal Humano

Los sistemas sensoriales están a cargo de la transformación (“transducción”) de información del medio en señales neurales, y su conducción al sistema nervioso central, donde esa información sensorial es procesada. Ello provee al individuo de una representación del mundo exterior. Un ejemplo es la comunicación química. En los seres humanos, al igual que en otras especies de mamíferos terrestres, la transformación de señales químicas externas en un código bioeléctrico se lleva a cabo en dos sistemas sensoriales superpuestos pero anatómica y funcionalmente diferentes: el sistema olfatorio (SO) y el sistema vomeronasal (SVN):

1.- El SO humano posee un tremendo poder discriminador, que nos permite reconocer varios miles de olores. La percepción olfatoria es usualmente catalogada como un sentido estético, capaz de producir emociones y memorias, que a su vez producen diversos pensamientos y comportamientos.

2.- El sistema vomeronasal humano, en cambio, es el detector de  “vomeroferinas”. Estas son mensajeros químicos externos que actúan específicamente en el órgano vomeronasal (OVN). Las feromonas son un tipo de vomeroferinas. Su nombre fue acuñado en 1959 para designar sustancias que estimulan los quimiorreceptores de los insectos, y de esta manera promueven el comportamiento sexual en esta especie.

El nombre feromona se empleó luego indiscriminadamente para denominar extractos de secreciones de diversos órganos, que estimulan el apareamiento en otras especies.

Se prefiere el término “vomeroferina” para referirnos a aquellas sustancias que al actuar primariamente en receptores del órgano vomeronasal de los vertebrados terrestres, especialmente mamíferos, inducen cambios en la conducta social maternal y sexual.

El OVN mantiene conexiones con el hipotálamo y el sistema límbico, pero no se le conoce representación cortical. En la especie humana, la estimulación del OVN con vomeroferinas produce cambios conductuales, junto con  impresionantes cambios neuroendocrinos. Sin embargo, las personas relatan tener sensaciones conscientes, como es el caso durante la estimulación de otros sistemas sensoriales (audición, olfato, gusto, visión).

Dada la frecuencia con la que el otorrinolaringólogo y el cirujano plástico intervienen quirúrgicamente la nariz, se hace indispensable el conocimiento del SVN para evitar su lesión, y conocer los datos anatomofuncionales de su actividad, que confieren al sistema vomeronasal humano la característica de un sistema sensorial.